×

Acceder

Olvidé la contraseña

Quiero registrarme

×

Crear cuenta

Información personal

Información de Inicio de sesión

Se requiere el nombre
Se requiere el apellido
Se requiere el DNI
Nombre no es válido
Apellido no es válido
Taxvat is not valid
Esta no es una dirección de correo electrónico válida
Correo electrónico requerido
Este correo electrónico ya está registrado
Se requiere contraseña
Introduzca una contraseña válida
Por favor, introduzca 6 o más caracteres
Por favor, introduzca 16 caracteres o menos
Las contraseñas no son iguales
Se requiere aceptación de Términos y Condiciones
Correo electrónico o contraseña incorrectos

CALENDULA PARA EL BEBE

Monday, 25 Mar, 2019

CALENDULA PARA EL BEBE

¿POR QUÉ ES TAN BUENA LA CALÉNDULA PARA EL BEBÉ?

Las sustancias activas de la Caléndula reducen la inflamación y fomentan la formación de nuevos tejidos mientras los carotenos, flavonoides y aceites esenciales fortalecen la piel contra agresiones externas. Por sus propiedades regeneradoras, calmantes y protectoras, es una planta especialmente valiosa para la delicada piel de los bebés. Su piel, cinco veces más fina que la de un adulto, forma una barrera protectora con depósitos de grasa que mantienen la piel caliente y garantizan un buen funcionamiento de los órganos. Pero esta piel tan joven no es capaz aún de adaptarse a los cambios bruscos de temperatura. La caléndula ayuda a complementar la acción celular de la piel y reforzar la resistencia de los tejidos de manera duradera para que pueda desarrollar su papel protector. La estructura de estos lípidos es muy similar a la del manto hidrolipídico de la piel, por eso se absorben con facilidad y no obstruyen los poros, dejando que la piel respire, y que los nutrientes penetren.

 

  • La piel es el único órgano sensorial que está listo para desempeñar su función inmediatamente después del nacimiento.
  • La función de la piel como capa protectora no se desarrolla totalmente hasta los cinco años.

 

Cuando nacemos, nuestra capacidad de sentir a través de la piel está desarrollada, lo que nos permite diferenciar sensaciones como frío y calor, suavidad y dureza.

Estas señales táctiles son muy importantes en los primeros meses de vida del pequeño y tienen mucho impacto en su desarrollo. Durante los primeros años de su vida conocerá el mundo y a sí mismo a través de su piel y, mediante mimos y caricias, la confianza de tu hijo en su nuevo entorno irá aumentando.

¿Cómo cuidar la piel de tu bebé?

Para enfrentarse a los nuevos desafíos, el bebé necesita una piel sana y protegida. Por ello, es importante tener cuidado para no sobrecargarla durante los primeros meses. Aunque no sea perjudicial, un baño diario no es necesario, aunque lo hagas con productos de cuidado para la piel del bebé y que la limpien sin aditivos que produzcan burbujas como el Baño en Crema de Caléndula. Los días que no le bañes, puedes limpiarle simplemente con una manopla suave y húmeda y aplicar el Aceite de Caléndula para proteger su piel y proporcionarle hidratación.

Los primeros baños del bebé:

Los bebés se sienten cómodos en el agua porque les recuerda a su estancia en el útero materno. Es por ello que se relajan tanto al bañarles a una temperatura de unos 37º. Recuerda que para evitar que su piel se irrite y se seque, es necesario utilizar productos sin espuma y con aceites naturales compatibles con su organismo.

El Baño de Crema de Caléndula Weleda es el producto idóneo para el baño del recién nacido desde su primer día. Tu bebé disfrutará mientras los suaves ingredientes cuidan de su piel. ¡Es tan suave que convierte el agua en crema y no es necesario aclararlo! Esta línea combina aceite de sésamo de calidad biológica con el de aceite de almendra dulce, para nutrir y suavizar la piel de tu bebé y prevenir la sequedad.

Masaje para conectar con tu bebé:

El suave tacto de tu piel, el sonido de tu voz, tu calor, tu lenguaje corporal y tu mirada hacen que tu bebé se sienta seguro y bienvenido.

El masaje de tu bebé estimulará su coordinación, la flexibilidad de sus músculos y activará su metabolismo. Además, generar una rutina de masaje diario le ayudará a relajarse y a descansar, aunque no le hayas bañado previamente. 


Culito de bebé:

La zona del pañal es la parte más sensible y que necesita mayor atención, ya que su ambiente cálido y húmedo puede fomentar el crecimiento de bacterias. Por ello, en cada cambio de pañal es recomendable limpiar el culito con agua tibia, una toallita suave y después aplicar con cuidado unas gotas de Aceite de Caléndula.

También para un mejor cuidado de la piel de tu bebé será positivo permitirle un rato sin pañal y proteger la zona de la irritación con la Crema Pañal de Caléndula.

 

A partir de ahora tendremos en la farmacia la linea de productos Welleda de caléndula para el cuidado del bebé y la línea de Welleda de granada para las mamás (ampliaremos información en el siguiente post).

Publicado en News por

PILAR VIA ELIPE

Por favor, espere...

{{var product.name}}
ha sido añadido al carrito



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación; si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
X